Leídos: 1122 veces
Cada vez que Martin Lautaro Veas salia de su casa a tomar el colectivo, pasaba un hombre y le gritaba:
-Adiós, cornudo!!. 
-Y él no entendía nada, así pasaron 5, 6, 7 días y lo mismo. 
-Entonces, Martin va y le dice a Claudia: 
-Todos los días un hombre me dice: "Adiós Cornudo". 
Al siguiente día cuando salió de la casa para tomar el colectivo, el mismo hombre le dijo:
-¡Encima de cornudo, chismoso! 
Calificación de frase-numero-11156