Leídos: 660 veces
—Oh, Christian —sollozo, abrumada de pronto por tanta felicidad.
Me arrodillo a su lado, hundo las manos en su cabello y le beso. Le beso
con todo mi corazón y mi alma. Beso a este hombre hermoso que me quiere tanto como
yo le quiero a él; y él me envuelve en sus brazos, y pone las manos sobre mi pelo y la
boca sobre mis labios. Y en el fondo de mi ser sé que siempre seré suya, y que él
siempre será mío. Juntos hemos llegado muy lejos, y tenemos que llegar aún más lejos,
pero estamos hechos el uno para el otro. Estamos predestinados.♥♥♥:(:(:(
Calificación de frase-numero-11643