Leídos: 4365 veces
Hay gente envidiosa, que no son malas, pero no pueden ver a los que se aman felices. No se les puede escuchar. Pero pronto se les conoce su punto débil. Y esas personas sufren, lo he comprobado, por eso no se les puede odiar.
Calificación de frase-numero-12154