Leídos: 886 veces
No quieres que hablemos... Mis palabras deben ser como temibles sortilegios que atrapan a cualquiera, me emociona tanto halago.
Calificación de frase-numero-12245