Leídos: 601 veces
Y las señales del destino..., que ya habían aparecido, que marcaban un camino completamente nuevo, que señalaban el rumbo de la felicidad, la luz cuando todo se convierte en oscuridad Entre millones de poemas escogió precisamente ese. Y yo no supe darme cuenta
¿Pero qué me ha pasado? ¿Cuando dejé de saber leer en el Resplandor? ¿Cuando perdí las riendas de mi vida? L.
Calificación de frase-numero-13383