Leídos: 1724 veces
Ya no me importan palabras ásperas que tienen sus motivos, ni mi dolor. Ya sólo me importa escuchar a mi corazón. Y nada ni nadie podrá evitar que la quiera como nunca creí que podía querer. Lo
Calificación de frase-numero-13387