Leídos: 522 veces
Una casa blanca, de dos pisos, en un pasado remoto. Una madre que se aleja. Otros que se van. La tristeza, . Y dos que sólo se tienen a si mismos.La ternura infinita. Un amor que ni la muerte vence. Y el regreso..., porque prometieron no soltarse. Y sus almas de niños, sonriendo, observándonos desde allí. Ella tiene el cabello igual que luego lo tendría, siempre está cantando. Él echa de menos a su madre egoísta, y su pequeña le llama sabelotodo, pero ella es más sabia, y el pierde el tiempo preguntándose que es la muerte, mirando las estrellas. No sabe que la muerte no existe, que es no tener a quien quieres junto a ti.
Es la historia más hermosa que he conocido, quizás fue real. Quien sabe. P. Anónimus.
Calificación de frase-numero-13388