Leídos: 2639 veces
Lo acepto y lo comprendo, que no merezco un asiento en tu vida. Y agradezco la sinceridad, gracias. Y perdón por último y siempre por no saber afrontar los problemas que tenía y causar dolor. Y GRACIAS por darme lo que nunca nadie me dio ni puedo imaginar que me vuelvan a dar. Anmus
Calificación de frase-numero-13755