Leídos: 905 veces
Pequeña, si he dado mi alma alguna vez a alguien, es sólo a ti, y no pienso dársela a nadie más. Porque sólo es tuya. Sigo confiando en Dios. Él tiene que saber qué está pasando y cómo llevar todo esto.
Calificación de frase-numero-13798