Leídos: 376 veces
Ese es el final que yo le puse. Y no necesito firmar con mi nombre pues las mejores palabras llevan el nombre de quien les da vida al leerlas. No necesito mil autores ni tampoco ser otra persona, me basta tener ese sentimiento o deseo y darle vida a través de las letras. Pocas personas conocen esta faceta de mi persona, pero aún soy de esas pocas que con un buen libro, mi persona, la naturaleza y porque no, la , se encuentran en un estado perfecto. Leeré mil libros más y te aseguro que ninguno superara al que día a día escribo. Pues sino me encuentro o me escapo entre tanta gente, rutina y problemas que aveces son vanales, me ahogo. Día a día cada persona escribe su propio libro y yo escribo sintiendo que sea cual sea la última línea, para mi sea el mejor bestseller. Para que firmar si estás palabras no tienen más fin que el de recordarme lo maravilloso que es sentirme viva.
Calificación de frase-numero-14706