Leídos: 317 veces
Partiendo en que me hallo en el otro extremo de lo perfecto. Muy poco me hace sentir o me trastoca; para bien o para mal. Si, es cierto que mi corazón es el dueño de mi cuerpo y de mis acciones. Que yo soy la única que de verdad sabe que siento o como estoy. Pues nadie sabe ver la destrucción detrás de mis ojos y sonrisa. Al contrario de lo que leo o piensan, ni queriendo puedo ser normal o igual al resto. No desee ni deseo mal a nadie, si algo aprendí; la vida se encarga de esos menesteres. En lo malo crezco y cada día me conozco más y tengo aún más seguridad y fuerza. Yo busco siempre estar en la zona de incertidumbre, salir de lo fijo, estable y ponerme a prueba de nuevo, en otra aventura. Si caigo me levanto y cada vez que eso pasa, veo el sentido de la vida. Me refuerzo por dentro, tanto que para llegar a mi o para hacerme parar, sólo el corazón da esa llave pero mi mente criba. Las tonterías de se*o etc los celos,las frases,etc no son cosas que influyan en mi vida. El poder de hacer parar el tiempo en un abrazo lo hacemos las personas que contamos con las manos las veces que nos dejamos alcanzar. Y vale más que mil ratos, pues nada se compara. No somos iguales y nadie lo es.
Calificación de frase-numero-16678