Leídos: 126 veces


No hay día que no de gracias a la vida, por ser tan afortunada, para mí q...

No hay día que no de gracias a la vida, por ser tan afortunada, para mí que una mujer me haga sentir, me enamoré de una mujer es para mí la mayor bendición de mi vida. Con todo el dolor que aveces conlleva su intensidad. Yo doy gracias por ser distinta y pecu*iar todos los días de mi vida. Y jamás nunca ningún hombre podrá decir nada de mí y menos malo. Porque desde que nací sólo las mujeres, y con ello no digo todas, sino esa que logra en tu camino detenerte. No me gustan los hombres, nunca me han atraído, no quiero un pe*e en mi vida ni quisiera ni podría aguantar una relación con un hombre. Ni mucho menos que me toque. Respeto y digo que aunque pocos alguno hay que valga la pena, pero para que la manera de ser de hombre le guste. Y me importa un comino el bla bla bla. Vivir y sentir es la fundamental en la vida, para eso se nace no para caer bien al mundo, siempre van hablar de una, y sino lo inventan. Doy gracias y quien sabe la loca que la vida me ponga en mi camino, lo que si sé es que no se arrepentirá de coincidir con el mío.

Cópialo y pégalo en tu Facebook:
Calificación de frase-numero-17422