Leídos: 3796 veces
Ahora es así, mi alma y mi corazón llevan su nombre. Erika, tan sutil, tan frágil pero a la vez tan fuerte, fuerte porque nunca terminara, sutil porque no necesita exclamación para sentir su amor y frágil porque se debe tratar con delicadeza, aquella con la que se solo se trata a una mujer como ella.
Calificación de frase-numero-2019