Leídos: 850 veces
Y pensar que me dijiste que toda nuestra vida estaríamos juntos. Pensar que me prometiste el cielo y mucho más. Pensar que me dijiste ''eres el amor de mi vida'', ''mi hermosa princesa''. Pensar que esas palabras se las llevó el viento. Pensar que me engañaste, y aún así seguías diciendo que no creyera lo que me decían. Pensar que tu sanaste, pero yo sigo igual. ¿Quién sana mi orgullo?, ¿quién va a cumplir tus falsas promesas?. Vaya, y yo pensando que eras el mejor del mundo, cuando en realidad, eras igual que todos.
Calificación de frase-numero-6232