Leídos: 727 veces
No hay peor pecado que provocarle lágrimas a la persona Que nos ha regalado sus mejores sonrisas.
Calificación de frase-numero-6986