Leídos: 1549 veces
Te vi y se paró el mundo, mi corazón comenzó a pertenecerte y mi menté me ordenó amarte, y yo obedecí, porque ya te amaba.
Calificación de frase-numero-7290