Leídos: 3540 veces
Apareciste así de repente en mi vida como si fueses un Hada madrina, me llenaste el corazón con tu amor mágico y te adueñaste de mi, cada vez que te haces presente en mis pensamientos, un deseo incontro*able se apodera de mi, de protegerte, besarte, abrazarte, de hacerte sentir una mujer plena, no necesite conjuros ni recurrir a extraños elixires para conquistarte, eres tan dulce y sincera, eres una mujer especial, de esas únicas a las que solo puede aspirar un príncipe azul...
Calificación de frase-numero-7508